lunes, 3 de junio de 2013

Orpheus, de M. Braceli

Desde otra galaxia, mirando al espacio con un telescopio, aún podías ver su luz. Viajando por el espacio a pesar de que sus estrellas habían muerto. Podrías incluso ver sus planetas, sus ciudades, hasta los rostros de la gente. Pero no serían más que fantasmas, y ni tan siquiera eso.


Portada de "Orpheus", de M. BraceliEditorial: Kelonia
 
Fecha de publicación: 12/2012
 
Páginas: 172
 
ISBN: 978-84-939945-7-0

Precio: 12€
 
¿Dónde conseguirlo? Podéis pedirlo en vuestra librería habitual, en la tienda web de Kelonia. Si queréis, también podéis leer gratis los primeros capítulos


SINOPSIS
Un científico es trasladado junto a sus dos hijos gemelos a un asteroide de una galaxia moribunda, acechada por un agujero negro. Orpheo, uno de los gemelos, tendrá la oportunidad de conocer los verdaderos motivos de SAITO, la multinacional que proporciona energía limpia, para destinarlos a ese apartado rincón de la galaxia. Nada es lo que parece, y nada volverá a ser lo que es, después de sus descubrimientos.



AUTOR
Manuel Braceli es un escritor granadino diplomado en Biblioteconomía y Documentación. Ha publicado varios artículos (revista Imaginarios) y algunos relatos. Orpheus es su novela debut, que fue en 2012 ganadora de la XXI edición del premio Domingo Santos.



TRAS LA LECTURA
No sé por qué pensaba que éste era un libro de ciencia ficción dura, de los que me cuesta más leer. Es por eso que tenía una reticencia inicial a Orpheus, a pesar de haber sido galardonado con el Premio Domingo Santos 2012. Afortunadamente, la editorial me sacó de mi error.

Orpheus me ha sorprendido muy gratamente, porque encierra mucho en muy poco. En apenas 170 páginas le da tiempo a presentarnos a los protagonistas y el escenario en el que se ubica todo, a desarrollar una aventura interesante y divertida, a relacionarlo todo con la mitología griega y, además, a llenar sus páginas de varias referencias y guiños a personajes y obras de la literatura y el cine. ¡Ah, se me olvidaba! También nos plantea un enigma.

El elemento de ciencia ficción en el libro es ambiental, aunque ese ambiente tiene bastante importancia. Pero no es este un caso de los que el autor desarrolla y explica pormenorizadamente una teoría científica para basarse en ella y construir su historia. Más bien, nos pone en situación, y nos introduce algunos datos conforme van haciendo falta para comprender el entorno, pero todo de forma ligera, nada pesada.

En cuanto a la relación con la mitología griega, es algo sutil. Está en los nombres de los personajes y de varios elementos, como el asteroide o la última estrella de la galaxia en la que se desarrolla la historia, pero no se nos explica en profundidad esta relación con la mitología. Son, más bien, detalles que puede apreciar quien conozca el tema (o quien busque un poco sobre estos nombres), pero, a la vez, el no apreciarlos no hace que el libro pierda o sea por ello peor.

Los personajes son en su mayoría niños. Y, aunque algunos de ellos son superdotados y hacen algún amago de parecer repelentes, por fortuna no ha sido el caso para mí, y me han resultado simpáticos. Cada uno tiene su personalidad bien definida, aunque al que más llegamos a conocer es a Orfeo. Los diálogos y la manera de interactuar que tienen es bastante acertada en cada ocasión.

Algo que me ha gustado, es la forma del autor de ir desvelando poco a poco algunos secretos. No se revela todo de golpe y luego quedan los personajes para resolver el problema, alcanzar su meta, sino que, a medida que la historia avanza, vamos encontrándonos con pequeñas sorpresas en la trama. Eso lo hace ser un mundo vivo, más real (dentro de lo que cabe, pues no deja de ser un entorno futurista) y, sobre todo, deja entrever un trabajo bien hecho detrás de la escritura. Se nota que el autor ha pensado bien el mundo de Orpheus.

Hay una crítica interesante a los monopolios y a las grandes corporaciones en general, esas que podemos ver hoy día en los anuncios diciéndonos que se esfuerzan por hacer nuestras vidas mejores cuando, lo que está claro, es que su preocupación es más bien otra más material.

¿Recomendable? Sí. Como he comentado, me ha sorprendido gratamente. El autor ha ofrecido un debut muy interesante. Si bien hay algunos detalles por pulir, como suele ser normal en autores nóveles, no deja de ser una gran obra (ya me gustaría a mí firmar este debut) en la que se aprecian elementos muy interesantes y una gran imaginación detrás de todo. Además, Orpheus viene avalada con el Premio Domingo Santos, uno de los grandes premios a nivel nacional.

¡El enigma! El enigma del que hablaba al inicio es un pequeño reto que se nos plantea y que podremos resolver al finalizar la lectura. Si somos capaces de ellos, tendremos la oportunidad de disfrutar de un capítulo añadido a la historia. No es fácil de resolver, pero tampoco imposible y, además, contamos con varias pistas para ello. El capítulo final, merece la pena el esfuerzo y es una pieza más del puzzle, que viene a corroborar mi impresión de que el autor ha hecho un gran trabajo creando y desarrollando el mundo de Orpheus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada